EL MALVADO MILISFORO

Hubo una vez un villano tan malvado, llamado Milisforo, que ideó un plan para acabar con todas las cosas importantes del mundo. Ayudado por sus grandes máquinas e inventos, consiguió arruinar a todos, pues inventó una poción que quitaba las ganas de trabajar. También hizo que la gente no quisiera estar junta, pues a todos infectó con un gas tan maloliente que cualquiera prefería quedarse en casa antes que encontrarse con nadie.

Cuando el mundo entero estuvo completamente patas arriba, comprobó que sólo le quedaba una cosa por destruir para dominarlo completamente: las familias. Y es que a pesar de todos sus inventos malvados, de sus gases y sus pociones, las familias seguían estando juntas. Y lo que más le fastidiaba era que todas resistían, sin importar cuántas personas había en cada una, dónde vivían, o a qué se dedicaban.

Lo intentó haciendo las casas más pequeñas, pero las familias se apretaban en menos sitio. También destruyó la comida, pero igualmente las familias compartían lo poco que tenían. Y así, continuó con sus maldades contra lo último que se le resistía en la tierra, pero nada dio resultado.
Hasta que finalmente descubrió cuál era la fuerza de todas las familias: todos se querían, y no había forma de cambiar eso. Y aunque trató de inventar algo para destruir el amor, Milisforo no lo consiguió, y triste y contrariado por no haber podido dominar el mundo, se rindió y dejó que todo volviera a la normalidad.

Acabó tan deprimido el malvado Milisforo, que sólo se le ocurrió ir a llorar a casa de sus padres y contarles lo ocurrido. Y a pesar de todas las maldades que había hecho, corrieron a abrazarle, le perdonaron, y le animaron a ser más bueno. Y es que, ¡hasta en la propia familia del malo más malo, todos se quieren y perdonan todo! ¿No es una suerte tener una familia?

The following two tabs change content below.
"Nací en Madrid, en 1973, y soy el segundo de seis hermanos. Estudié en el colegio privado en el que mi padre trabajaba como profesor de educación física, por lo que a pesar de ser una familia muy modesta -sacar adelante 6 hijos maravillosos y darles una educación estupenda con un sueldo de profesor es casi un milagro en España- tuve una buena formación, en un ambiente de profundas raíces cristianas. A pesar de mi afición a la escritura, la filosofía, la psicología y otras humanidades, estudié ingeniería aeronáutica, ya que también sentía gran inclinación a las ciencias aplicadas, aunque nunca llegué a ejercer como tal. Conseguí un buen trabajo y bastante éxito en una gran multinacional, me casé con mi novia de toda la vida y tuvimos dos hijos en poco tiempo. Llegado a este punto, en el que había alcanzado relativamente pronto los objetivos habituales de nuestra sociedad moderna, descubrí que no era ése el tipo de vida vacía y rutinaria que quería. Cuando comencé a escribir los cuentos que contaba a mis hijos cada noche, nunca pensé que podría dar lugar a algo tan apasionante, ni que creciera tan rápido y con tanto éxito. Me ha permitido conocer gente estupenda, conocerme más a mí mismo y profundizar en mis propios valores, reexaminándome continuamente, y me permite disfrutar planamente de cada hora que dedico a esta aventura. Aún no puedo vivir de escribir libros (que están en camino), ni de hacer talleres de cuentos, ni de dar charlas, así que compagino todo esto con mi antiguo empleo, pero mi vida está mucho más llena ahora..."

Latest posts by Pedro Pablo Sacristan (see all)

Leave a Reply